Garmin Forerunner 235 Review. El mejor reloj GPS para correr con pulsómetro óptico

Vamos a hablaros de uno de los relojes deportivos de rango medio más populares. Se trata del Garmin Forerunner 235, variante del 230 que incorpora un sensor óptico de muñeca – desarrollado con tecnología propia -. Detalle por el cual, el Garmin 235 añade un gramo más a su peso (42g frente a 41g) y consume antes su batería, con una duración de 11 horas en modo GPS (9 días en modo inteligente), frente a las 15 horas del 230. A excepción de eso, son relojes idénticos por dentro y por fuera.

Aspecto, pantalla e iluminación

Review Reloj Garmin 235Nos gusta especialmente su usabilidad: se trata de un reloj sencillo e intuitivo, con un diseño moderno y minimalista que a su vez no se queda atrás en datos e incorpora una serie de características muy apropiadas para el clásico corredor aficionado que no se niega otros deportes.

Respecto a modelos Garmin del pasado, este diseño irrumpe con una pantalla esférica amplia y delgada, a color, no táctil (ni nos importa), y con una interfaz muy agradable que además puede personalizarse a través de Garmin IQ. Quizá se dé algo menos de brillo comparándola con algunos dispositivos actuales que se comportan mucho mejor en situaciones de mucha luminosidad exterior, pero no nos parece un problema especialmente importante teniendo en cuenta el segmento de precios en el que se sitúa el FR235 y que contamos con retroiluminación (algo que agradeceremos mucho cuando empieza a anochecer).

Oferta Garmin 235

Perfiles de deporte incorporados

El Garmin Forerunner 235 es un reloj que se ha concebido pensando especialmente en los corredores, al incorporar un preciso GPS y un acelerómetro, que nos permitirán medir distancia y ritmo en exterior e interior respectivamente, sin necesitar un podómetro aparte. Pero también cuenta con otros perfiles precargados: ciclismo de interior y exterior y “Otros”, modo con el cual, gracias al soporte Connect IQ de la marca, podremos incorporar widgets y aplicaciones de otros deportes y que sin duda lo convierte en un reloj muy versátil.

Puedes configurar diferentes pantallas para cada deporte, incluyendo hasta cuatro datos en cada una de ellas. Podrás cambiarlas con el botón o pedirle al reloj que las vaya rotando.

Encontrarás las métricas básicas, pero además obtienes algunas avanzadas como V02Max para ver la evolución de tu consumo de oxígeno si no eres de l@s que entrena una vez al año, lo que permite optimizar tu rendimiento y afecta a tu capacidad de recuperación física. Eso sí, no dispondremos de las vanagloriadas Running Dynamics, seis medidas reservadas para dispositivos de gama más alta que incluyen cadencia, oscilación vertical, tiempo de contacto con el suelo, ratio de oscilación vertical, longitud de zancada, equilibro de contacto con el suelo del pie izquierdo y derecho. Quizá algo demasiado complejo y avanzado si no estás preparándote para algo grande.

Métricas de perfiles de deporte adicionales no preinstalados en Connect IQ

App de natación para Garmin 235Natación: Por si te lo estás preguntando: aunque sea sumergible a 50m, esto no es un dispositivo adecuado si te entrenas en natación y quieres registrar tus ejercicios en el agua, aunque si esta no es tu prioridad, existen algunas alternativas a modo de parche, como la conocida app Pool Swim que puedes descargar en Garmin IQ y te permitirá registrar algunas métricas específicas de natación: registro de largos, distancia, velocidad, así como información de intervalos (con lap manual y automático – alertas por vibración configurables por nº de largos-)

Entrenar con el Garmin FR235

Como en muchos de los Garmin la configuración de entrenamientos que incorpora el reloj puede completarse online. Como punto de partida, desde el reloj puedes introducir valores temporales básicos en fases de calentamiento, ejercicio, enfriamiento y recuperación. Si configuras el entrenamiento a través de Garmin Connect podrás además asociar objetivos a cada fase, diseñar intervalos más avanzados e incluir tus entrenamientos en un calendario para llevar al día tu planificación.

En cuanto a funciones específicas y sin duda útiles, puedes contar con funciones como autolap, que activada permitirá al FR235 registrar las vueltas de manera automática –no funciona nada mal– aunque también podrás hacerlo manualmente. En cualquiera de los casos podrás obtener estadísticas de cada tramo al acabar, que por supuesto también podrás guardar en el reloj. Nos gusta el modo simple e intuitivo, fácil de comprender, que tiene este dispositivo para mostrar la intensidad del entrenamiento y cuanto tiempo has estado entrenando en caza zona de frecuencia cardíaca. Este tipo de cosas provocan que acabes intentando comprender tu desempeño en el ejercicio y motivan a seguir mejorando.

También tenemos back to start, una función que nos llevará de vuelta al punto de partida si tememos perdernos en algún lugar desconocido. Lo hace por medio de una pantalla de navegación muy simple que podemos aprovechar también para cargar alguna ruta utilizando alguna de las apps disponibles para este reloj en Garmin IQ.

Después del ejercicio, el Garmin Forerunner 235 nos indica cuanto tiempo tenemos que dejar pasar antes de volver a realizar un entrenamiento de intensidad. En algunos casos el número de días/horas será elevado, pero solo si hemos realizado entrenamientos en zonas altas de frecuencia cardiaca. Mejor prevenir y no sobre forzarnos de manera poco saludable.

Ver oferta

Para motivarnos

No tiene un sistema de reconocimientos y premios super avanzado, pero acierta centrándose en las métricas y resultados sencillos para mostrar una felicitación bastante simpática cuando has superado alguna marca. Además de las funciones Auto Lap y Auto Pause comentadas, incluye:

  • Virtual Pacer (comparación del ritmo actual con el ritmo objetivo)
  • Virtual Partner (competición con sesiones de ejercicio anteriores)
  • Virtual Racer (compite contra tus actividades anteriores)

En cuanto a alertas, disponemos de alertas de vibración sobre el ritmo (que nos avisa si variamos el ritmo configurado), así como de tiempo y distancia (nos avisa cuando alcanzamos una meta)

Conectividad y batería

Reloj GPS con notificaciones móvilNo tendrás problemas para sincronizar sensores ANT+, que enriquecerán sin duda las posibilidades de este dispositivo, especialmente en el perfil de ciclismo si incorporamos mediciones externas de cadencia, velocidad o potencia, por ejemplo.

También disponemos de bluetooth smart, lo cual nos permitirá recibir notificaciones del teléfono (si lo llevamos encima, como es lógico): mensajes, whatsapp, e-mails, llamadas, entre otros.

También es muy interesante la función LiveTrack, que permite a amigos o familiares seguir nuestra actividad y ruta en directo vía web, para que se queden más tranquilos.

En muchos casos la conectividad puede lastrar penosamente la duración de la batería, pero en el caso del Forerunner 235 no tenemos que preocuparnos. Unas 10-12 horas en modo GPS-GLONASS activado dan para sudar mucho –no habíamos dicho que detecta la señal bastante rápido, nunca sobra – y, si no lo tenemos activado, nos aguantará fácilmente más allá de la semana entera. El sensor óptico de la muñeca eleva el consumo respecto a los modelos que no lo incorporan, pero en Garmin han sabido optimizar esta dependencia con algunos sacrificios, como que la medición de pulso no sea continua cuando no estamos moviéndonos demasiado. Lo bueno es que una vez comienza la marcha, la monitorización cardiaca es continua por lo que veremos datos mucho más detallados al consultar los resultados de cada ejercicio.

Además se incorpora alguna función novedosa respecto a modelos anteriores y que puede contribuir a la longitud de la batería, como la activación de la pantalla con giro de muñeca, bastante útil para cuando corremos.

Activity Tracking

Es ya bastante infrecuente ver un pulsómetro con sensor de muñeca que no incorpore un buen manojo de características orientadas al registro de la actividad diaria. En el caso del Garmin FR 235, utiliza el mismo sensor que el Vivoactive HR del que extrajimos alguna conclusión aquí. En resumen:

  • Monitorización de sueño que nos ayuda a entender tiempo y calidad del descanso (podría ser algo más precisa pero nos permite tener una perspectiva histórica)
  • Métricas como calorías quemadas, distancia recorrida o número de pasos.
  • Pero también avisos de inactividad para mantener nuestro metabolismo en los niveles deseados y no sedentarizarnos en exceso (mala idea).

Conclusiones y limitaciones

Lo bueno del 235Lo bueno

Bien para un uso frecuente, si no estás preparándote para un reto “legendario”: Una muy buena opción que puede quedarse corto en cuanto a métricas muy avanzadas. Pero tendrás más que de sobra si eres aficionado/a al deporte y te gusta cuidarte sin complicarte demasiado. Tendrás un montón de opciones y cosas que descubrir sobre ti y el ejercicio de manera sencilla y satisfactoria. Ya habrá tiempo para ir a por un tope de gama al que sacar el máximo provecho, pero primero es mejor hacerse con un reloj de este tipo.

Sus mediciones pueden ampliarse con sensores externos con ANT+ (e.g: ciclismo) o apps de la plataforma IQ de Garmin. Esto le hace destacar frente a su modelo homólogo en Polar: el Polar M430.

Lo malo del 235Lo malo

Si lo quieres para ciclismo y te importa la precisión en la medición del pulso, los sensores ópticos no son lo más idóneo porque se altera la medición por las vibraciones (al igual que sucede en entrenamientos muy explosivos) En ese caso es mejor optar por la versión Garmin FR 230 con banda pectoral, que como comentábamos al principio del artículo es idéntico en funcionalidades.

Si quieres utilizarlo en montaña quizás te interese cargar rutas, y has de saber que para ello tendrás que instalarte alguna app de la plataforma de Garmin, como dwMap. Hace cálculos de altitud con el GPS pero no incorpora altímetro barométrico.

¿Tú ya tienes uno? ¡Nos gustaría que nos compartieras tu experiencia!

Deja un comentario