¿Qué es un reloj táctico o militar y qué características tiene?

Relojes resistentes a prueba de «bombas»

Si hay algo que diferencia a los relojes tácticos frente a cualquier otro tipo de relojes es su resistencia a prueba de todo: impactos, golpes, fuertes vibraciones (mientras usamos un taladro, trituradora o cortador), temperaturas extremas (-20º o mucho calor), así como otras condiciones climatológicas (exceso de humedad, etc) que acabarían con la vida de cualquier reloj normal. Es por ello que entre sus usuarios habituales nos encontremos a militares o fuerzas especiales, montañeros y excursionistas o cazadores.

Uso de materiales robustos

Los materiales con los que están fabricadas las distintas piezas del reloj son de alta resistencia y calidad. Es frecuente por ejemplo encontrarnos con fibra de carbono en el marco o correa, esta última además elaborada con resina sintética que es un material muy flexible. Para las pantallas se suelen usar cristales minerales duros, anti ralladuras y que no se empañan, como el cristal de zafiro.

Recordemos que el cristal de zafiro también lo hemos visto en modelos superiores de relojes deportivos, cuando están muy orientados a montaña y aventura, como varias gamas de relojes Suunto: Spartan, Traverse, o Ambit 3, pero también en el Fenix 3 o 5 de Garmin.  Dichas marcas de relojes deportivos se han inspirado precisamente en los relojes tácticos o militares para hacer relojes más robustos, especialmente la gama de relojes Suunto Traverse, que se somete a pruebas extremas para cumplir los estándares militares, como podemos ver en el siguiente vídeo.

Diseños de gran hermeticidad

Un reloj táctico o militar posee una estructura especial que garantiza que no penetre ningún fluido o material externo en el reloj. Así por ejemplo, en la gama Mudmaster de Casio, nos encontramos modelos preparados para evitar la entrada de lodo o polvo, presente en operaciones en terrenos hostiles, escombros o bajo tierra. Para ello el reloj se sirve de carcasas estancas, filtros, múltiples juntas en las muescas de los botones, así como fuertes fijaciones de los tornillos o engranajes para asegurar la hermeticidad.

Además su hermeticidad permite que nos sumerjamos debajo del agua con el reloj a gran profundidad. Los relojes deportivos más «pro» suelen ser sumergibles a un máximo de 100 metros de profundidad, pero en un reloj militar táctico encontraremos a menudo resistencias al agua de 200 metros de profundidad.

La precisión, otro elemento diferenciador

Los relojes tácticos son capaces de mantener la precisión en las mediciones a pesar del «maltrato» que sufra el reloj. Pero para ello, debemos evitar marcas desconocidas y elegir una marca con reputación que nos dé garantía. Algunas de las marcas con más experiencia en la fabricación de relojes tácticos y militares son Casio, Timex, Luminox (proveedor de la Fuerza Aérea de los EEUU) o Suunto.

Disponer de la hora precisa es uno de los aspectos fundamentales en estos relojes. Algunos modelos de la marca Casio, por ejemplo, hacen uso de la recepción por radio de 6 señales de distintas partes del mundo (Japón, China, Estados Unidos, Inglaterra, Alemania) para que dispongamos de la hora exacta en cualquier lugar. Otros modelos o marcas, usan la señal GPS para establecer la hora, o combinan dicha señal con la de radio también.

Pero su precisión se extiende también al resto de sensores con los que cuente el reloj, de los que hablaremos a continuación: altitud, brújula, termómetro, GPS u otros.

Sensores habituales

Reloj táctico o militarUn reloj militar va a venir equipado con varios sensores, entre los que se pueden encontrar:  GPS, termómetro, altímetro, barométro, acelerómetro (para llevar registro de pasos y medir distancias), brújula, e incluso algunos incluyen profundímetro, para que sepamos a qué profundidad nos encontramos bajo el agua.

El combinado de sensores que incluya dependerá del uso para el que ha sido pensado. Por ejemplo, la marca Casio tiene varias gamas destinadas a distintos tipos de usuario: Mudmaster (para operaciones tácticas por tierra), Rangeman (para montaña y trekking), Gulfmaster (para navegación), Gravitymaster (para pilotos de avión) entre otras. Mientras la gama Mudmaster no incorpora GPS, la Rangeman sí. Y la Gulfmaster incluye gráfico de mareas y edad lunar, que no incluyen otros modelos.

¿Reloj táctico analógico o digital?

Los relojes analógicos son los que nos indican la hora con una manecilla o aguja sobre una esfera de números, disponen de una maquinaria mecánica, en lugar de electrónica. El modelo analógico ofrece la comodidad de consultar los datos sin necesidad de encender la pantalla del reloj, que es una limitación habitual en los relojes digitales, pero tienen el inconveniente de perder precisión por retrasos o adelantos en su maquinaria. Mientras que en un reloj digital siempre vamos a tener precisión al usar señales GPS o radio para calibrar la hora. No obstante, hoy en día muchos modelos de reloj táctico ya incorporan ambos formatos en uno para aunar las ventajas de ambos. Así podemos consultar datos aunque tengamos las manos ocupadas, pero podemos acceder a una amplia pléyade de información gracias al formato digital de pantallas y almacenamiento.

¿Qué diferencia hay entre los relojes tácticos y los relojes deportivos?

Los relojes deportivos se orientan a otro tipo de usuario. Se caracterizan por realizar una monitorización completa de actividades deportivas específicas. Por ejemplo, si vamos a nadar, nos mide las brazadas, eficiencia de nado u otros. Si hacemos tenis, medirá el número de veces que golpeamos la pelota. Y viceversa.

Por otra parte, los relojes deportivos tienen un propósito motivacional, es decir, están diseñados para que superemos objetivos de entrenamiento y condición física. Incluye mediciones que nos permiten controlar esa evolución, como puede ser la frecuencia cardíaca, el gasto de calorías, la velocidad u otros aspectos. Nos permiten cargar entrenamientos personalizados en nuestro reloj y, funcionando como una suerte de entrenador personal, nos alerta de distintas formas (sonora, vibración, luz) si hemos alcanzado nuestra meta, nos permite comparar nuestro rendimiento con el de otros usuarios de la comunidad, entre otra multitud de funcionalidades.

Además los relojes deportivos suelen contar con una gran memoria para almacenar ingente cantidad de datos, hasta el punto que ahora podemos almacenar nuestra música en ellos.

Mientras tanto, los relojes tácticos están pensados para aventureros o militares que quieren un reloj de uso diario que les ofrezca una gran duración y resistencia. Incluye solo las mediciones o datos más importantes (y sólo algunos incluyen GPS para darnos la posición) pero, a cambio, la vida de su pila suele ser mucho mayor. Mientras en un reloj deportivo, como el Garmin Fenix 5, la batería puede perdurar hasta dos semanas en modo inteligente (sin el GPS activado) y con GPS activado suele aguantar hasta 24 horas, en un reloj táctico la duración de la pila rondará de 6 a 25 meses o más dependiendo de que utilicemos opciones de ahorro de energía o no. Los modelos de reloj táctico que incluyen GPS, como la gama Rangeman de Casio, ofrecen una duración de 20 a 33 horas con el GPS activado, dependiendo de si vamos a actualizar la posición con más o menos frecuencia. Algunos modelos de reloj táctico, como los Casio G-Shock, incorporan la función Tough Solar, que convierte en energía la luz del sol o de otras fuentes, como lámparas fluorescentes, y la almacena en una batería secundaria para que dispongamos de energía extra.

Casio Reloj Hombre de Digital con Correa en Resina GW-9400-3ER
  • Reloj Casio G-Shock para hombre
  • Pulsera de resina con cierre de hebilla
  • La carcasa es resistente a los golpes

Mejores relojes tácticos del mercado

Deja un comentario